Leyenda de las Brujas de Praga

Leyenda de las Brujas de Praga

Praga es la capital de la República Checa, se sitúa a orillas del río Moldava. Es la ciudad más poblada del país y la séptima de Europa Central, con un total aproximado de 1,2 millones de habitantes. Desde 1992 su casco histórico se convirtió en Patrimonio de la Humanidad y actualmente es una de las veinte ciudades más visitadas de mundo, debido a su gran belleza e historia. Pero también es un lugar misterioso y lúgubre que inspira las mas aterradoras leyendas cortas, como: “Las Brujas de Praga”.

Según la leyenda, estas mujeres se reúnen en las montañas cercanas para celebrar su Sabbat, y durante este hecho, se abre la tierra para que estas presenten sus ofrendas al Diablo. Los antiguos eslavos temían tanto a estas mujeres hechiceras, que se protegían con un helecho o una hostia, cuando estas medidas parecieron insuficientes para algunos, se optó por realizar un ritual de quema de brujas, mismo que prevalece hasta hoy en día como una importante tradición.

La quema de brujas se realiza la noche del 30 de abril para amanecer el 1 de mayo, cuando ellas vagan libremente por toda la región; dicen que se les puede reconocer por su forma de vestir, o por la vibra que transmiten, en especial al mirarlas directamente a los ojos. El ritual consiste en que las personas se protegen con hojas de helecho y encienden fogatas por todas partes, luego para demostrar que no les temen a estos maléficos seres, echan a las hogueras unas hechiceras de trapo como representación de las reales. Además, todos visten ropas oscuras y viejas, haciendo alusión a la imagen de las nigrománticas, y las niñas y mujeres bailan alrededor del fuego, imitando lo que se cree sucede en los aquelarres.

Aunque este evento tuviera en sus inicios una función purga y violencia, parece haberse convertido en toda una celebración, esperemos no se hayan relajado tanto que permitan a las brujas seguir realizando sus maldades con total libertad.